Cuarentena en 26 metros cuadrados

Más de 5 meses llevamos con nuestras rutinas alteradas. La revuelta fue hermosa, nunca nos habíamos sentido tan acompañadxs como cada viernes en Plaza Dignidad. También significó dolor, angustia, miedo. Los militares en las calles, la policía mutilando, Baquedano como centro de torturas. Pero nos teníamos, vaya que nos tuvimos más nunca, volvimos a las plazas y a las asambleas. 

Hoy la pandemia mundial nos encierra de nuevo y la incertidumbre se vuelve protagonista. ¿qué va a pasar con nuestros trabajos? ¿cómo pagamos el arriendo del próximo mes? ¿cómo protegerme y protegernos? ¿y las cuentas? ¿las deudas? ¿lxs niñxs aprenden realmente? ¿estaremos haciéndolo bien? ¿y las vacunas? ¿hasta cuándo tienen trabajando a nuestras madres y padres? 

El insomnio se hace presente, y cuando sale sol es otro día más de dar vueltas en los 26 metros cuadrados que tienen algunos departamentos, o loft como los llama la gentrificación, sin patio, sin ver el cielo con claridad. 

Lo único que nos queda es echar mano al grupo de Whatsapp, con lxs amigxs, lxs vecinxs y la familia y esperar que la revuelta nos haya preparado para enfrentar esto juntxs. Algunas noches caceroleamos y sacamos los parlantes para no perder el foco de nuestra lucha y nos preparamos para volver en un par de meses nuevamente a estar todxs en Plaza de la Dignidad, en la plaza de nuestro barrio y apoyando  las barricadas de las periferias de Santiago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s